Presentación

Geofísica PuraCada vez que miramos por la ventana de nuestra casa nos enfrentamos a una visión tan cotidiana como inexplicable, en muchos sentidos. Ya sea en verano o en invierno, de día o de noche, no importa si vives en la ciudad o en el campo, en la montaña o cerca del mar, lejos en el trópico o más lejos aún en los polos. Esa visión de la naturaleza puede estimular cientos de preguntas, muchas de ellas con explicaciones que utilizan elementos de las ciencias naturales, y en el caso de la Geofísica, a través del lenguaje matemático y la física.

Entonces, la Geofísica es la ciencia que estudia los campos físicos vinculados a nuestro planeta. Es decir, que estudia la Tierra mediante métodos de la física, de carácter indirecto, a fin de conocer su evolución y características actuales (geofísica pura) y también como herramienta de prospección de recursos (geofísica aplicada). Las ciencias más estrechamente vinculadas son, lógicamente, la Geología y la Física, y en menor grado la Geoquímica.

Aplicación Del Método Geofísico Del Potencial Espontáneo Para El Estudio Estructural Del Volcán Misti

Imagen tomada de la tesis "Aplicación Del Método Geofísico Del Potencial Espontáneo Para El Estudio Estructural Del Volcán Misti"

Describir y explicar los movimientos del aire, del agua y de la corteza terrestre. Conocer las fuerzas que mantienen estos movimientos, o que generan la formación de nubes cargadas de lluvia o nieve, de marejadas y olas gigantes, de montañas submarinas siempre en erupción. Explicar por qué la tierra hace 20 mil años atrás tenía muchas regiones cubiertas con hielo, o por qué en la actualidad se está sobrecalentando el planeta, o por qué el fenómeno El Niño produce impactos en todo el mundo.

Hablar de Geofísica es hablar de muchas disciplinas. Meteorología, Oceanografía Física, Hidrología, Sismología, Gravimetría, Geomagnetismo, Prospección Geofísica, entre muchas otras. De acuerdo a la definición que puedes encontrar en Wikipedia la Geofísica es “una disciplina experimental”, pero también podemos ampliar el conocimiento a través de la teoría, y no sólo de nuestro planeta Tierra, sino incluso de otros planetas.

Así, la Geofísica es una ciencia natural y básica, muy cercana a la vida cotidiana. Si ves en la televisión el pronóstico del tiempo, detrás de esos mapas y predicciones está el trabajo de un geofísico. Cuando hay un sismo y se requiere saber dónde se produjo y con qué magnitud, hay un geofísico que hace los cálculos necesarios para responder. Si hay que cerrar un puerto durante una tormenta, esa decisión se toma considerando el informe de un geofísico. En todos los ámbitos donde las fuerzas de la naturaleza provocan desastres que conocemos como naturales, necesariamente hay un geofísico entregando conocimiento. Y por supuesto, la interacción de los seres vivos con su medio físico, es un problema fundamental que es abordado por geofísicos y profesionales de muchas otras disciplinas.

OTRAS DEFINICIONES

Para Gutemberg (1937), era la ciencia que estudia los fenómenos físicos que se verifican sobre la tierra o parte de ella , suficientemente grande, como para que este hecho sea capaz de imprimir al fenómeno físico un caracter especial.

Para Lozano (1962) era la ciencia que estudia los campos físicos ligados a la Tierra.

Sharma (1976) amplia los dominios de la ciencia, hasta el estudio de la atmósfera, reconociendo que, por lo general, se aplica el concepto en un sentido restrictivo, es decir sólo a la “Tierra sólida” (solid earth geophysics); dividía la Geofísica en Geofísica Global y en Geofísica de Exploración.

Una perspectiva distinta

¿Por qué llueve días enteros? ¿Por qué la noche se ilumina y truena violentamente? ¿Por qué la tierra se sacude con espasmos de furia? ¿Por qué la estación lluviosa tarda en llegar? ¿Por qué el mar se agita y golpea la costa? ¿Por qué las aguas se vuelven sólidas? ¿Qué son esas luces que aparecen en el cielo polar? ¿Por qué el aire se mueve con violencia? ¿Qué hay en las profundidades del océano y de la tierra? ¿Por qué estallan las montañas en fuego y roca?

Desde el comienzo de la humanidad, las culturas han respondido estas preguntas, muchas veces inquietantes, a través de la intervención del mundo espiritual. Existen culturas que hasta el día de hoy explican estas cuestiones por medio de los caprichos de dioses y diosas que dominan el mundo desconocido de las fuerzas de la naturaleza. En la antigua Grecia, cuna de nuestra cultura occidental, existían sacerdotisas y sacerdotes capaces de exorcizar a estos dioses, influyendo en sus acciones y deseos. Gea o Gaia (significa “tierra”), diosa griega que personifica la Tierra, y actualmente se piensa que personificaba a la Madre Tierra, una antigua diosa del periodo neolítico. Zeus, líder de los dioses olímpicos, gobernante del monte Olimpo y dios del cielo, el trueno y el relámpago. Eolo, dios del viento que controla las tempestades. Poseidón, dios de los mares y los océanos, así como de los terremotos. Hefesto, dios del fuego y los volcanes.

A medida que las leyes naturales fueron planteadas, nuestra idea sobre el origen de tales fenómenos naturales ha evolucionado al igual que la ciencia. De la contemplación de la naturaleza hemos saltado a la observación de los fenómenos naturales. Es decir, hoy se requiere medir y registrar algunos parámetros fundamentales como la temperatura, la humedad, el desplazamiento, la presión, entre muchos otros. Así podemos diagnosticar el estado del sistema climático (como llamamos a la naturaleza) y saber cuándo se producen cambios bruscos o lentos, cómo se relacionan estos parámetros, interpretar dichas relaciones y establecer las causas y los efectos de dichos cambios. De la meditación-contemplativa hemos preferido contrastar ideas teóricas con lo que observamos y plantear explicaciones razonables. De igual manera, de la conexión con el mundo espiritual para saber los acontecimientos futuros, hemos desarrollado otros métodos basados en las matemáticas y la física de los problemas, que unidos a los modernos computadores, pueden integrar tales relaciones físicas para producir escenarios futuros probables.

Ser geofísico hace más de dos mil años atrás habría sido ser sacerdotisa o sacerdote en algún templo de un poderoso dios. Ciertamente, hoy no es el caso, pero no debemos perder ese legado antiguo que nos comprometía con el mundo desconocido para la mayoría de las personas. Así, ser geofísico hoy también significa ser profesor por cuanto depende de nosotros erradicar el analfabetismo sobre cómo actúa la naturaleza. Y por último, también equivale a ser médicos, pues somos nosotros quienes podemos diagnosticar el estado de salud de la naturaleza.

Fuente